balancín







fotografía Alfredo Vaquero